lunes, 26 de octubre de 2015

"Cáceres sin experiencia para asumir rectorado"

Entrevista. Óscar Valiente Castillo. Candidato a rector de la Unsaac por Antonianos en Acción.

Óscar Valiente inscribió su lista en alianza con el controvertido catedrático José Marín, acusado hace cinco años de sobornar con la entrega de pollo a la brasa a estudiantes. Marín  postula al vicerrectorado Académico, en la plancha de Valiente. Hasta ahora aparece como uno de los favoritos. Lo respalda su paso por la alcaldía del distrito de Wanchaq.

¿Qué propone para ser elegido rector?
La universidad durante estos últimos 15 años ha andado de tumbo en tumbo. Es necesario que salga (la Unsaac) de las cuatro paredes para dedicarse a plantear soluciones a los problemas que tiene la comunidad. La universidad tiene una gran responsabilidad al ser la crema y nata de la cultura. Ahora no hay alternativas que partan de la Unsaac para solucionar el manejo de residuos sólidos, caos vehicular, y proyectos como el gasoducto, aeropuerto.
¿Qué hacer para cambiar esa improductividad?
Primero que las autoridades se identifiquen plenamente con la problemática que tiene la ciudad; segundo, se requiere administrativos que busquen la proyección hacia la comunidad; tercero, debe haber gente que se compre el pleito. La universidad tiene a todos los profesionales, pero no contribuimos en asuntos urgentes. 
¿Es un camino la acreditación?
Tiene que ser un pilar para la universidad. La Facultad de Medicina ha sido la única acreditada de 2003 a 2010. Es menester apuntalar las otras carreras como Enfermería, Odontología, entre otras. 
¿Va a respetar las macrofacultades conformadas?
Ese ha sido el error de la Asamblea Estatutaria. Se ha apurado en hacer fusiones de carreras profesionales que no tienen nada que ver. Por ejemplo Derecho con Ciencias Sociales o Ciencias de la Comunicación con Educación. Ahí ha habido un apresuramiento.  Lo que Antonianos en Acción hará -de llegar a ser gobierno - es encargar a la Asamblea Universitaria que haga una consulta (plenarias) a cada una de las facultades para ver si están de acuerdos o qué sugieren para resolver ese problema. Deben haber macrofacultades, pero deben trabajar en forma ordenada.

¿Qué haría con los centros de producción de la universidad?
Que sean beneficiosos para los estudiantes. Debemos potenciar los talleres que tienen los centros de producción. Hubo un descuido de las autoridades de los últimos periodos y eso lo tenemos que recuperar.
En esos años los centros de producción se convirtieron en la caja chica y la agencia de empleos de los grupos que gobernaron. ¿Cómo va a garantizar que no vuelva a suceder lo mismo?
Quiero que recuerden cómo se ha manejado la Municipalidad de Wanchaq (cuando él era alcalde) sin nepotismo ni favorecimientos porque sean amigos, compadres o familiares. Esa es una ventaja con los otros candidatos. 
¿Es Antonianos en Acción un apéndice o la continuidad de Mi Unsaac?
No. Antonianos en Acción es un grupo de docentes que surge en la Facultad de Medicina y hemos venido trabajando. Hubo conversaciones con otro grupos y al final hemos convergido con el CUA.
¿No siente que la presencia de José Marín perjudique su postulación?
Al contrario. El ingeniero Marín también tenía la proyección de ser candidato; sin embargo, hemos conversado y se consiguió la fusión.
Pero usted lo denunció hace 4 años de tratar de sobornar a representantes estudiantiles de la Asamblea Universitaria para que votarán a favor de Mi Unsaac...
Pero creo que las personas tienen todo el derecho de cambiar y madurar. El antecedente que tuvo José Marín, que todos conocemos y todos lo vieron,  debe ser explicado por él. 
Se ha denunciado irregularidades en contratos y licitaciones. ¿Los denunciará?
Lo correcto es que la OCI haga  las denuncias que se tienen en el examen correspondiente para que se sancione a las personas responsables. En el concurso de docentes hubo ingresos con documentos fraguados. Eso no es correcto. 
A su contendor Nicolás Cáceres lo conocen en la universidad como nulo en política. ¿Piensa igual?
(Risas) no soy quien para opinar sobre él. Es más académico, pero no tiene trayectoria como para poder dirigir una universidad (...) Para manejar una universidad se requiere experiencia. 

Fuente: La Republica